Redes y Criptomancia

Hemos recorrido a lo largo de estas semanas diversos elementos de Cryptomancer, desde las razas que pueblan Esfera, los personajes, sus recursos… ¿Y qué hay de la criptomancia? No te impacientes.  La entrada de esta semana está dedicada, precisamente, a la comunicación a través de redes y a cómo proteger esas comunicaciones.

REDES DE CRISTALES

El elemento fundamental para poder crear una red son los cristales. Los enanos se dedican a extraerlos de sus minas a diario. No en vano gozan del monopolio de este mercado. Estos cristales so divididos en cristales más pequeños por expertos artesanos. Así pues, una red de cristales estaría compuesta por fragmentos de un mismo cristal.

Una persona que sostenga uno de estos cristales en su mano podría emitir a la red de dicho cristal un mensaje, que podrá ser leído por aquellos que posean los cristales pertenecientes a la misma red. Sin el uso de la criptomancia, un mensaje (o eco) podrá ser leído por cualquiera que posea un cristal de dicha red.

CRIPTOMANCIA BÁSICA

Entremos en materia. La criptomancia es la disciplina mágica que se encarga de cifrar y descifrar los mensajes de una red. Cualquier persona puede hacerlo.

Una persona puede encriptar un mensaje de texto plano con una contraseña para que quien carezca de dicha contraseña vea un galimatías sin sentido. Para encriptar un mensaje, sostén el cristal frente a ti. Inyecta una contraseña en el cristal, una secuencia de palabras que sea difícil de averiguar por otras personas. Acto seguido, emite tu mensaje. La contraseña encriptará el mensaje, y sólo quienes la conozcan podrán leer el contenido de tu mensaje. Existen maneras más complejas de encriptar un mensaje, pero, por ahora, no será necesario explicarlas para comprender el proceso de la encriptación.

DESENCRIPTACIÓN

¿Quieres leer un eco encriptado? No necesitas saber qué contraseña ha cifrado un mensaje. Si alguna vez has leído o escuchado la frase o secuencia de palabras que sirvió de contraseña para un mensaje, éste se abrirá ante ti como por arte de magia. Es una de las razones por las que es complicado ser un buen criptomante: la capacidad para crear contraseñas lo suficientemente únicas y complicadas.

LA CRISTALOSFERA

Más allá de las numerosas redes de cristales de diversos tamaños que existen en el mundo, existe la Cristalosfera. Una red global que conecta mediante cristales de gran tamaño a todo el mundo de una forma similar a la que Internet nos interconecta a todos. Un océano de mensajes infinito que puede ser navegado por cualquiera con acceso a un cristal público (normalmente disponibles en las plazas de las ciudades y los pueblos), y mediante el cual las ciudades de todo el mundo se comunican entre sí.

Navegar la Cristalosfera requiere disciplina y una mente fuerte. Una persona poco experimentada se verá apabullada por infinidad de mensajes que inundan su mente si no sabe cómo filtrar los mensajes en los que está interesada.

OTROS RECURSOS

Existen numerosas herramientas al servicio de todo grupo con recursos suficientes como para permitírselas. Un grupo que necesite a alguien con suficiente conocimientos y experiencia como para que supervise las operaciones criptománticas del grupo puede contratar a un criptoadministrador. Quien pueda permitirse un criptoadministrador quizá esté interesado en adquirir un gólem: complejas máquinas enanas parecidas a pulpos mecánicos que pueden consultar varias redes de cristales al mismo tiempo, así como extraer datos de la Cristalosfera de forma automatizada. ¿Sois incapaces de romper la contraseña de un eco? Tal vez sea sensato invertir algo de dinero en una célula de Clérigos del Código que lo haga por el grupo.

Como verás, la criptomancia es un arte al alcance de todos pero que pocos pueden dominar con maestría, ya sea debido a la escasez de recursos o a la falta de ingenio. Y estos son dos elementos de los que un grupo de personajes no suele andar corto…

Espero que este breve vistazo al mundo de las redes y de la criptomancia te sirva para ver el conjunto de Cryptomancer con un poco de más claridad. En la próxima entrada, un breve vistazo a otros usos de la magia.

Comments are closed.